De niño 

Rozar tu hálito 
es beber nubes
sintiendo como estas 
van resbalando
por cada rincón del alma. 

Fuera copas, 
yo elijo tu boca 
para que en mí se vierta 
lo que espero sediento, 
lo que me colme y sacie. 

Nunca antes cosa igual 
había probado, 
es como degustar 
el primer chocolate 
o soñar que se vuela. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s