En todo lugar 

Un monumento 
se merece tu piel 
ya que encrespa al mar 
y a la tierra contrae, 
monumento a lo divino. 

Tus pies calientan la tierra, 
la hacen erupcionar
con energía en infinidad, 
crecer la hierba 
endulzando el posterior pastar. 

Vaya cómo se lo merece, 
no existe lugar
el cual no se alegre
porque en él estés 
como maravilloso elemento. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s